A365-PilarHurtadoDasMaría del Pilar Hurtado enfrentaría una pena de diez a quince años, en caso de ser entregada a la Fiscalía colombiana.

En una semana la Corte Suprema de Justicia de Panamá dará por sentada la ilegalidad del asilo concedido a la ex funcionaria, por el gobierno de Ricardo Martinelli. Hurtado, quien ostentó el cargo más alto de la liquidada policía secreta bajo el mando del ex presidente Álvaro Uribe, es solicitada por la justicia colombiana para que responda por delitos relacionados con el espionaje telefónico a políticos, periodistas, abogados de derechos humanos, sindicalistas, magistrados de las cortes y figuras opositoras al entonces presidente colombiano.

La ex directora del Departamento Administrativo de Seguridad de Colombia, DAS, entró a Panamá luego de que se hiciera inminente su responsabilidad en varios delitos cometidos por personal a su cargo. El ejecutivo panameño anunció entonces su intención de concederle un “asilo político” que el 29 de mayo pasado, fue calificado de ilegal por la Corte Suprema de Panamá.

Según la Corte, el asilo otorgado va contra las leyes, las normas constitucionales, y el espíritu mismo de una institución jurídica como el asilo, que se creó para proteger a personas perseguidas por sus ideas políticas, caso que no es el de la ex funcionaria, judicializada por delitos comunes.

La sentencia emitida por el alto Tribunal señala textualmente que: “Estima el activador constitucional que de conformidad con las normas de estos instrumentos internacionales enunciados, el decreto ejecutivo acusado altera el orden constitucional al desconocer la figura del asilo, que constituye una forma de protección de las personas que sufren o son víctimas de persecución como resultado de sus ideologías políticas, lo que excluye los delitos comunes, situación que no es acorde con la condición de la señora Hurtado Afanador, quien ha sido incorrectamente beneficiada”.

Con esta decisión, la deportación de la ex funcionaria debía hacerse de inmediato, pero sus abogados introdujeron un recurso, ante la procuraduría panameña, que le ha dado un compás de tiempo para buscar un tercer país protector.

A principios de la semana entrante, la Corte panameña ratificará su decisión, según los abogados de Hurtado, cosa que la pone “ad-portas” de ser entregada a la fiscalía colombiana.

Sin embargo, su representación jurídica ha realizado maniobras en torno a la posibilidad de que Costa Rica, o los Estados Unidos, cobijen a la ex directora del DAS, aún por encima de la ilegalidad que esto representaría.

Defensores de Derechos Humanos y víctimas de los delitos del DAS en Colombia, esperan que la ratificación de la Corte panameña sea la vía para que éste personaje del uribismo responda por sus acciones.

Quienes fueran jefes de inteligencia y contrainteligencia de la entidad bajo su dirección, y otros altos ex funcionarios ya están condenados, y la antigua cúpula directiva del organismo policial ha declarado haber recibido órdenes de la ex directora, para la comisión de los delitos que enfrentan.

La ex jefa de inteligencia de Álvaro Uribe enfrentaría, de ser deportada a Colombia, una pena de diez a quince años.

Redacción Análisis365

Print Friendly