A365-PrivatizacionServiciosWikileaks reveló que las reuniones se han llevado a cabo en secreto y pretenden impedir que se revisen privatizaciones pasadas.

Documentos revelados esta semana reflejan las intenciones imperialistas de la potencia norteamericana que a través de un nuevo acuerdo comercial anclado en la privatización  de servicios  básicos, busca conservar su hegemonía mundial.

Se trata del Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA) que -al igual que el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (TTP) y el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP)-, busca limitar la capacidad estatal que regula la inversión extranjera para concretar el saqueo de los bienes comunes.

El portal Wikileaks filtró nuevos documentos al periódico mexicano La Jornada, los cuales revelan negociaciones secretas para una mayor apertura en el comercio de servicios médicos, educativos, de agua o financieros.

El acuerdo es impulsado por Estados Unidos e involucra a un grupo de 50 países, entre ellos Australia, Canadá, Chile, Taiwán, Colombia, Costa Rica, Hong Kong, Islandia, Israel, Japón, Liechtenstein, México, Noriega, Nueva Zelanda, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Corea del Sur, Suiza, Turquía, Estados Unidos y Unión Europea, que representa los intereses de 28 naciones de ese continente.

Según precisa el diario mexicano, la iniciativa imperialista se denomina Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA, por sus siglas en inglés) y permitiría a las empresas pertenecientes a los países firmantes operar con menores restricciones en el territorio de cualquiera de las otras partes firmante.

Hasta el momento ya se realizaron seis rondas de negociaciones entre los distintos miembros, la última se celebró del 28 de abril al 2 de mayo en Ginebra; la próxima reunión se llevará adelante entre el 23 y el 27 de junio en la misma ciudad suiza.

El TISA ha sido clasificado para mantenerlo en secreto no sólo durante las negociaciones, sino durante cinco años después de la entrada en vigor del acuerdo. Las conversaciones se llevan adelante fuera de los límites formales de la Organización Mundial del Comercio (OMC), sin embargo se espera que tras la firma de numerosos países el TISA se incorpore al organismo internacional y con ello obligar a todos los miembros de la OMC a que formen parte del acuerdo.

El acuerdo cobra relevancia comprendiendo que sus miembros representan a las dos terceras partes del comercio mundial y el 90 por ciento de esa cuota se compone de servicios comerciales generados en los países desarrollados, indica La Jornada.

Redacción Análisis365

Print Friendly